Basilio Martín Patino…

Hablar de Salamanca, desde mi horizonte, es reconciliarme con el concepto de cultura que me satisface: creatividad, curiosidad hacia cuanto significa aprendizaje, una forma de convivir.

Fernando Lázaro Carreter…

A lo largo de quinientos años van creciendo juntas en Salamanca dos renacientes maravillas: su Universidad y la lengua española.

Las esculturas del Edificio España son obras de arte y no pueden ser destruidas.

Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio ha presentado ante las Administraciones Públicas documentación suficiente acreditando que son obras del insigne escultor Damián Villar (Fuente: Asociación Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio)

La Asociación Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio nuevamente ha colaborado con las Administraciones Públicas poniendo a su disposición una amplia documentación para acreditar que las dos esculturas de la fachada del Edificio España son obras del insigne escultor Damián Villar González.

Desde la Asociación, a tenor de las últimas noticias y con la documentación entregada, se entiende no sólo que los responsables públicos serían los principales implicados en lo que se ha anunciado, si no que estaríamos ante un presunto delito contra el patrimonio que está a tiempo de ser evitado puesto que las Administraciones disponen de suficiente poder y herramientas legales para impedirlo y asegurar la salvaguarda del patrimonio histórico, artístico y cultural, así como el incremento y enriquecimiento del mismo.

La empresa propietaria del Edificio España cuenta con múltiples posibilidades para exhibir o conservar esas esculturas, entre otras la cesión o donación a las Administraciones Públicas las cuáles también cuentan con diversas opciones para mostrarlas y que, de esta forma, puedan ser disfrutadas por todos los salmantinos e interesados. La única opción que no tiene lugar es la destrucción.

Las esculturas.

Las esculturas Alegoría de la Escultura y Victoria de Samotracia están realizadas en piedra (¿granito?), de 1,6 metros de altura, son posteriores a 1953 y se ubican en sendas hornacinas adinteladas de la fachada en la planta cuarta del edificio. Se trata de dos representaciones femeninas de tamaño natural de gran rotundidad y musculatura. Su postura es hierática y los rostros, con cierta idealización, abstraídos. En el estilo adoptado por el escultor se muestra el peso latente de la tradición antigua gracias a los tipos seleccionados, facciones, presencia del contrapposto e indumentaria empleada. Ambas portan sendas esculturas en sus manos que dan sentido al título de las obras.

Damián Villar.

El escultor Damián Villar, de quien en este año se cumple el centenario de su nacimiento en Salamanca, fue uno de los artistas más relevantes del siglo XX en nuestra ciudad. De sus manos han salido reconocidas obras religiosas entre las que destacan los pasos de Semana Santa como el de Nuestro Padre Jesús de la Pasión para la Hermandad Dominicana, el de Nuestro Padre Jesús en su Prendimiento para la Seráfica Hermandad de Nazarenos del Stmo. Cristo de la Agonía, el de la Virgen de la Esperanza para la Hermandad Dominicana o el Cristo del Perdón para la Hermandad de N.P. Jesús del Perdón. Mientras que en las calles de Salamanca podemos descubrir numerosas obras, bajorrelieves e incluso el medallón dedicado a Vázquez de Coronado en la Plaza Mayor.

En palabras de Miguel Ferrer, de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo, el nombre del gran escultor salmantino Damián Villar debe figurar siempre por derecho propio con el de otros dos grandes maestros como son Mateo Hernández y González Macías, auténticos creadores de lo que yo he llamado siempre el esplendoroso momento de la formidable escultura salmantina del siglo XX. Para el también escultor Venancio Blanco pocos artistas como Damián Villar son tan merecedores de un reconocimiento por parte de Salamanca y los salmantinos.

Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio, Salamanca

Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio, Salamanca

Publicidad
30 Ago 2017|Categories: Hemeroteca|
X