Basilio Martín Patino…

Hablar de Salamanca, desde mi horizonte, es reconciliarme con el concepto de cultura que me satisface: creatividad, curiosidad hacia cuanto significa aprendizaje, una forma de convivir.

Fernando Lázaro Carreter…

A lo largo de quinientos años van creciendo juntas en Salamanca dos renacientes maravillas: su Universidad y la lengua española.

Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio considera una estafa en mayúsculas los Presupuestos Autonómicos al no cumplirse las inversiones comprometidas con la Iglesia de San Martín.

Las intervenciones de las Consejerías de Cultura y Fomento, presupuestadas para los años 2015, 2016 y 2018, ascienden a cerca de 800.000 euros pero las obras, pese a la grave situación en la que se encuentra el templo, no han comenzado (Fuente: Asociación Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio)

La Asociación Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio se ha dirigido a la Consejería de Fomento y a la de Cultura para conocer el paradero de los 800.050 euros que aparecían adjudicados en los Presupuestos de la Junta de Castilla y León de los años 2015, 2016 y 2018 que todavía no han sido invertidos en la Iglesia de San Martín, pese a la grave situación en la que se encuentra este monumento.

Los Presupuestos Autonómicos del año 2015 de la Consejería de Cultura contemplaban una partida económica de 100.000 euros con concepto Iglesia de San Martín en Salamanca. FEDER. Por otra parte la Consejería de Fomento invertiría 53.248 euros con concepto Restauración Iglesia de San Martín y comprometía 498.801 euros para el año 2016, como así se reservaron en ese otro ejercicio. En los Presupuestos Autonómicos del año 2018 la Consejería de Cultura contempla una partida económica de 250.000 euros de la que se desconoce el concepto.

En total se trata de 800.050 euros que no han sido invertidos en un monumento de Salamanca que demanda actuaciones urgentes, como así lo pone de manifiesto el hecho de que esté inscrito en la Lista Roja del Patrimonio Español o los estudios que durante el verano del año 2017 fueron realizados y que Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio sigue pidiendo su publicación.

Este incumplimiento con el compromiso que la Junta de Castilla y León tiene con la sociedad al elaborar los Presupuestos Autonómicos puede calificarse de estafa en mayúsculas puesto que se repite la forma de actuar reconociendo el problema en los Presupuestos pero olvidándose del mismo a la hora de afrontarlo: durante el resto del año y ya son varios años.

Antecedentes.

En el mes de octubre del año 2010 la Junta de Castilla y León llegó a anunciar la contratación de la obra de restauración, una actuación que se incluía en el desaparecido programa Arquimilenios, y que finalmente fue suspendida. No fue hasta los Presupuestos Autonómicos del año 2015 cuando de nuevo aquella intervención volvió a contar con financiación expresa, si bien ésta quedaba supeditada a contar con una nueva partida en los Presupuestos del año 2016, a una subvención procedente de fondos FEDER y a la participación del Obispado de Salamanca y del Proyecto Románico-Atlántico.

Las sospechas manifestadas entonces por esta Asociación sobre la escasa decisión con la que la Junta de Castilla y León retomaba el proyecto en el año 2015 y la debilidad de la fórmula de colaboración público-privada, se han mostrado como certeras.

Iglesia de San Martín.

Son múltiples y graves las deficiencias que presenta este edificio, declarado Bien de Interés Cultural e inscrito en la Lista Roja del Patrimonio Español que elabora la prestigiosa organización Hispania Nostra, tal y como quedaba reflejado en un completo y detallado informe que la Asociación Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio facilitó a las Administraciones y al Obispado de Salamanca en febrero de 2010, así como en posteriores denuncias.

La Asociación, durante todos estos años, ha exigido a la Junta de Castilla y León, como Administración competente, que esas obras -que afectan a la estructura del edificio- se acometiesen; que se redactase un Plan Director el cual planifique todas las intervenciones que necesita el edificio y su entorno, de manera global y profunda; y que se defina el entorno de protección del Bien de Interés Cultural.

Los últimos estudios, realizados durante el verano de 2017 y que son continuación de la monitorización iniciada en diciembre de 2015, ponen de manifiesto la situación crítica en la que se encuentra la estructura del edificio, próxima al colapso, habiéndose podido cuantificar la magnitud del desplazamiento y el desplome de bóvedas y muros, tal y como puede apreciarse desde las propiedades colindantes.

Las obras que demanda la Iglesia de San Martín son una actuación completa para su consolidación, restauración y rehabilitación, que no merecen ni un día más de demora, ni más juegos de engaño.

Publicidad
27 Ago 2018|Categories: Hemeroteca|
X